El creador del Xbox Kinect, Alex Kipman, junto con el gerente de marketing de la marca Xbox, Matthew Larsen, anunciaron oficialmente que Microsoft no fabricará más Xbox Kinect.  

 

El Xbox Kinect fue diseñado para cambiar la forma de jugar pues usaba un sensor de profundidad y micrófonos internos para que los jugadores controlaran las funciones del Xbox con su cuerpo y su voz con la intención de que los jugadores se levantaran del sillón y tuvieran una experiencia más interactiva. 

En 2013 el Kinect 2.0 fue lanzado en un paquete especial junto al Xbox One, pero como el Kinect le quitaba poder de procesamiento a la consola los jugadores no estuvieron muy contentos.  A partir de las críticas Microsoft vender el Kinect de manera separada.  

Desde entonces el impulso que se le daba al Kinect disminuyó dramáticamente y solamente se han lanzado 3 juegos específicos para este accesorio otros 21 juegos son, de alguna forma, compatibles.  

Los desarrolladores del Kinect aseguran que es el fin de este accesorio, pero la tecnología que se desarrolló para el mismo será usada en nuevos proyectos como la asistente de Windows Cortana, y para el proyecto de realidad virtual de Micosoft, HoloLens.