Los monjes son seres dedicados a cumplir y resguardar las enseñanzas de su templo, que han sido pasadas de generación en generación. Muchos de ellos poseen habilidades espirituales que pueden llegar a combatir demonios y están siempre dispuestos a defender a las personas.  A continuación algunos de los más famosos:

5. Manato de Hai to Gensou no Grimgar

Manato fue el líder y monje original del grupo de Haruhiro. Como monje, Manato posee la habilidad sanadora, pero él también es un luchador excepcional, ya que posee ataques defensivos muy fuertes. Manato no sólo cura y cuida a su grupo sino que es el encargado de entender cada una de sus necesidades para mantenerlos unidos. 

4. Seishin Muroi de Shiki

Seishin es el monje local del templo que se encuentra en el pueblo de Sotoba, además de ser un escritor.  Seishin posee un gran sentido para detectar lo sobrenatural y por eso reconoce la presencia real de los Shikis.   Seishin heredó el templo de su padre así que está destinado a vivir toda su vida en el pueblo.  

3. Tatsuma Suguro de Ao no Exorcist: Kyoto Fujouou-hen

Tatsuma es un sobreviviente de la noche azul, en donde muchos sacerdotes fueron asesinados por Satanás. Los sacerdotes del templo de Tatsuma murieron y al quedar él como único sobreviviente es conocido como el Sacerdote del Templo Maldito.   A pesar de que Tatsuma no es un exorcista, él posee un gran poder en sus sutras, teniendo gran efecto contra los demonios.

2. Anji Yukyuzan de Samurai X

Anji es un monje guerrero que lucha junto a la organización Juppongatana.   Anji pelea para destruir al gobierno ya que no detuvieron la purga anti-budista, que provocó la destrucción de su templo y la muerte de los niños huérfanos. Anji, al ser un monje caído, posee la creencia budista de salvar al mundo de los malos, estando dispuesto a unirse al lado oscuro. Anji obtuvo el título de “El Rey Brillante”, que significa poder destruir la ilusión y proteger la fe. 

1. Miroku de InuYasha

Miroku es el monje budista que viaja junto a Inuyasha, Kagome, Shippo y Sango para encontrar a Naraku y los fragmentos de la perla de shikon. El abuelo de Miroku fue maldecido por Naraku hace 50 años y dicha maldición fue traspasado a Miraku cuando su padre murió. La maldición consiste en tener en su palma de la mano derecha un agujero de donde crea un túnel de viento que permite absorber todo, pero cada vez que lo utiliza el agujero se agranda hasta que un día se termine por consumir al que lo posee.