Aunque la creencia popular afirma que  la primera serie de anime fue Astroboy, que se estrenó en 1963, lo cierto es que mucho antes de eso los japoneses ya estaban buscando la forma de darle vida a las ilustraciones. 

En una investigación reciente se descubrió que esta primera animación fue creada al rededor de 1915 y llevaba el nombre de Katsudo Shashi, que básicamente era una serie de imágenes que fueron creadas con pequeños cambios para dar la ilusión de movimiento.  

Esta animación fue descubierta en Kyoto en 2005 por Naoki Matsumoto de la Universidad de Arte de Osaka.  Desafortunadamente la fecha exacta, el autor o artista se desconocen.

Gracias a esta técnica es que posteriormente se pudo crear la película animada: “La historia del Concierge Mukuzo Imokawa” que fue creada en 1917 y que fue la primer película animada creada e Japón.   Este mismo año también se estrenaron las películas animadas “El mono y el cangrejo” y “Momotaro”.    

Y entonces te preguntarás: “Por qué se dice que Astroboy fue el primer anime de la historia?” La respuesta es simple: Astroboy fue la primera serie animada de media hora que se estrenaba semana a semana en un canal japonés.

Si quieres saber más sobre la historia de la animación japonesa puedes buscar el libro “La enciclopedia del anime de Helen McCarthy y Jonathan Clements.