Cuando vas creciendo, es normal que tus gustos cambien.  Cambias tu estilo de vestir, el estilo de música que escuchas y por supuesto, tus preferencias en anime también van cambiando con el paso de los años, incluso aunque no te des cuenta en que momento ocurre.

309

por ejemplo, cuando éramos más chicos veíamos series Komodo (Género que va dirigido a niños) como por ejemplo Pokémon, Doraemon o Hamtaro, que tienen aventuras cortas, divertidas y fáciles de entender, que nos brindaron horas de diversión.

305

Después, cuando fuimos creciendo cambiamos este tipo de series por algo un poco más completo, como el Shounen o el Shoujo y vimos series como Dragon ball, Naruto, Sailor Moon o Sakura Card captor.  Estas series ya tienen tramas un poco más complejas y donde también podemos ver un poco más de peleas, acción o romances.

306

Si tu ya estás un poco más grande, es probable que ya estés viendo series de estilo Seinen o Josei, que traten temas todavía más complejos, con temáticas más filosóficas que se cuestionen la misma naturaleza humana, las relaciones interpersonales o incluso la misma razón de la existencia.

307

El anime ofrece tantos géneros, con tan distintas temáticas y con estilos de dibujo diferentes, que es casi imposible que te aburras de él.  Además con cada temporada nueva, vienen series con nuevas tramas, nuevas tecnologías de dibujo y nuevos estilos que cada día se puede alimentar más la afición.