En algún momento de nuestras vidas como fanáticos del anime hemos deseado hacer cosplay, pero no siempre nuestros padres no están de acuerdo con esta actividad.  Muchos dicen que es porque esas cosas no son cristianas, o que ya estamos muy grandes para querer disfrazarnos, y así no pueden decir cientos de argumentos.

Para que entiendan un poco tu punto de vista una buena idea es plantearle también tus argumentos sobre porque quieres hacer un cosplay, porque es que te gusta el personaje o porque te ha gustado tanto la serie de la quieres hacer cosplay.

13

Otro buen punto es contarle como las convenciones son actividades sanas, en las que la comunidad amante del anime se reúne y pasa buenos ratos haciendo concursos, comprando productos, donde exploramos un poco más la cultura oriental y en donde familias enteras pueden disfrutar de las actividades.

9

También es una gran oportunidad para que mejores tus habilidades manuales cociendo o creando tus propios accesorios y si tu mamá sabe cocer es una buena oportunidad de que la involucres y le pidas ayudas, para que pasen tiempo juntos y pueda enseñarte un par de cosas.

11

Otra opción  es adaptar tu cosplay para que no sea tan revelador haciendo las faltas más largas o los escotes no tan profundos; después de todo a los padres no les gusta que andemos por ahí mostrando demasiado.

12

Y nunca olvides que debes exponer tus puntos tranquilamente, sin pelear y tratando de no alterarte ni de alterar a tus padres, ya que es cierto lo que dice el dicho: “Hablando se entiende la gente